Jung Min Park - pieza de arte
                                                   Corea, escultura

JUNG MIN PARK

Mis obras son esculturas de cerámica vidriada con dibujos tallados coloridos y abstractos en las superficies. Cada una de ellas tiene un sonido acuoso único que resuena en su interior. El sonido realza el ritmo de autocrecimiento llenando todo el espacio de la exposición con un sonido rítmico desconocido; el sonido de los movimientos líquidos y biológicos. Tanto lo visual como el sonido generan la ilusión de criaturas que crecen por sí mismas. A través de mis esculturas de cerámica, exploro la relación única entre el cuerpo y la repetición.

Mi trabajo parte de la cuestión de cómo el cuerpo interactúa con el mundo a través de procesos repetitivos. El cuerpo físico existe en el límite entre el yo y el exterior, y es donde se acumulan todas las experiencias. Los estímulos recibidos del entorno a través de los sentidos corporales se traducen e interpretan para los individuos de una manera única que difiere de la perspectiva de cada persona, que cambia constantemente en función de lo que experimentamos. Estas interacciones repetitivas entre el cuerpo y el entorno se producen constantemente mientras se producen diversos fenómenos que llevan a preguntarse por los principios de existencia, sostenimiento y producción.

La repetición tiene un papel importante en el proceso de formación e insinúa la posibilidad de un crecimiento continuo. Para mis esculturas de cerámica, amontono repetidamente la cuerda de arcilla hasta que la forma cae lentamente por el peso del propio material. Luego dejo que estas formas orgánicas y accidentales se endurezcan y repito el mismo proceso una y otra vez. La arcilla tiene su propio ritmo e interactúa estrechamente con la persona que la trabaja y graba el proceso en sí misma. Reproduciendo el proceso de interacción entre el cuerpo y el mundo, investigo los fenómenos cotidianos que el individuo encuentra con su cuerpo y esto nos llevará a la comprensión de los principios básicos de la vida.

“…”